De 1 a 2 años

Hemos cumplido un añito y los niños a esta edad ya exploran el entorno muy activamente, arrastrándose, gateando. consiguen ponerse de pie ayudándose con sus manitas sujetas a algún punto fijo como son los barrotes de la cuna adquiriendo más confianza en su equilibrio. Así que sus límites se han ampliado y se van a seguir ampliando dándole la oportunidad de explorar más y más. Su capacidad de observación se acrecienta día a día y por lo tanto su aprendizaje , dando lugar a una interacción con el adulto y sus iguales más amplia, comprendiendo ordenes sencillas, pequeños cuentos, hasta algunas reglas de comportamiento.

El desarrollo de sus emociones va in crescendo, como es natural. Siente alegría, felicidad, bienestar, pero también tiene sentimientos de rabía y enfado cuando algo o alguien le perturba. Es aquí cuando es consciente de su capacidad para agredir y percibe la diferencia entre dar un beso o un abrazo y arañar, pegar o morder.

 

Bebé durmiendo